Golden Ratio Discovered in Quantum World: Hidden Symmetry Observed for the First Time in Solid State Matter

http://www.sciencedaily.com/releases/2010/01/100107143909.htm

Esto ha pasado. Es el fin. Si la simetría permanece escondida a nivel nanoescalar, y toda proporción posible se enmarca en el número áureo y las espirales logarítmicas, la arquitectura, nuestra arquitectura, la liquida, indeterminada, dislocada, ha llegado a un dramático final.

La organización espacial áurea y –para colmo- la simetría, en tal escala, solo puede ser obra del Creador, un meta-arquitecto, licenciado en alguna escuela de segundas… que desastre.

Ante tal decepción solo podemos refugiarnos bajo la protectora sombra de nuestro oráculo. ¿Qué nos dice Pablo Palazuelo?

Creo que la naturaleza, que es algo vivo, se orienta creando estructuras siempre más ricas, más complejas y desde el momento en que se reconoce la existencia de esas estructuras orientadas es inevitable pensar en  una función geometrizante, en una geometría de lo vivo.

Palazuelo reconoce la legitimidad de las estructuras complejas, Palazuelo sabe entender las lógicas inmanentes de todo aquello que nos rodea, y estas no son simples, pasivas o inertes. Todo lo contrario, la naturaleza como organismo vivo es mutante, impredecible, cambiante. Es más, Palazuelo asume que en la naturaleza se esconde una inteligencia propia capaz de pergeñar una función geometrizante.

Una configuración autónoma de formas geométricas regidas por una coherencia global significante, constituye un sistema que posee su propia semiología.

Quizás esta definición es la definición críptica que define las coordenadas de la función geometrizante. La geometría, la forma, la arquitectura deviene pues en un sistema regido por una función con el objetivo de estructurar una semiología, es decir un cuerpo de conocimiento que continente de todos los estudios derivados del análisis de los signos, sean estos lingüísticos – con lo que deviene en semántica- o humanos y naturales –con lo que deviene en semiótica-.

Estamos salvados.

La arquitectura podría ser simplemente, complejamente quiero decir, una actividad condenada a construir una semiología propia, donde el instrumento cauterizador de todas las formas posibles es la geometría implícita en todo signo, en toda expresión. Esto no puede ser simple.

Quizás la proporción áurea y la simetría a nivel nanoescalar es un espejismo de la naturaleza, una jugarreta que tiene por objeto dejar tranquilos a aquellos que no están dispuestos a rebatir el engaño.

La disciplina arquitectónica contiene el gen de su contrario, la indisciplina, entendida como escribía Miguel Moreyel pensar siempre será un acto de indisciplina, y porque así es debido”. La disciplina indisciplinada trata de torcer aquello que viene con indicaciones ya establecidas, ya predichas, parafraseando a José Morales. Pues de eso se trata de pensar a la manera que piensan los arquitectos, proyectando.

Miquel Lacasta

Anuncios

  1. vander

    ssspectacular!!!

  2. vander

    sssssoberbio!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: