Orientación para Desorientar

¿Quieres un aperitivo?. He terminado mi pianocóctel, podrías probarlo.

¿Funciona?

Perfectamente. Me ha costado ponerlo a punto, pero el resultado va más allá de lo que yo esperaba. A partir de la Black and Tan Fantasy, he conseguido una mezcla realmente sorprendente.

 ¿En que principio te basas? A cada nota le asigno un alcohol, un licor o un aroma. El pedal fuerte corresponde al huevo batido y la sordina al hielo. Para el agua de Seltz hace falta un trino en el registro agudo. Las cantidades están directamente relacionadas con la duración: a la semifusa le corresponde un dieciseisavo de la unidad, a la negra la unidad y a la redonda cuatro unidades. Cuando se toca una melodía lenta, se activa un sistema de registro, de forma que lo que aumente no sea la dosis –lo que produciría un cóctel demasiado abundante- sino la proporción de alcohol. Y, según la duración de la melodía, si se quiere se puede modificar el valor de la unidad, reduciéndola por ejemplo a la centésima, consiguiendo así una bebida que tenga en cuenta todas las armonías mediante un reglaje lateral.

Resulta complicado…

pianocóctel: unir dos placeres sensuales, el gustativo y el auditivo, la embriaguez del alcohol y la del jazz.
Black and Tan Fantasy: De Miley y Ellington, grabada en 1927 en Nueva York y considerada una de las obras maestras del estilo jungle de Duke.

Boris Vian, La espuma de los días (L’Écume des jours)

No resulta nada complicado, como la arquitectura… A disfrutarlo

Manuel Arenas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: